Reflexión: El equilibrista

Un Destellito En Las Manos de Dios

equilibristaLas Torres Gemelas de la ciudad de Nueva York, dramáticamente destruidas, tienen una historia digna de compartir, dijo Destellito.

Se trata de un equilibrista que quiso unir ambas torres, aproximadamente a treinta metros una de la otra, caminando sobre una cuerda ubicada en lo más alto. Antes de subir preguntó a la multitud expectante si lo creían capaz de hacer la hazaña, apoyado por una barra de equilibrio, a coro respondieron que sí creían. Efectivamente el equilibrista caminó sobre la cuerda de un edificio a otro. Al bajar, nuevamente preguntó a las personas reunidas si lo creían capaz de cruzar, pero esta vez sin la barra de equilibrio, y casi al unísono contestaron que creían que sí lo podía hacer. Como la vez anterior, cruzó de torre a torre sin mayores dificultades. Luego, pregunta a los que estaban disfrutando de su acto, si creían que podría cruzar pero esta vez empujando una carretilla, la multitud calló, el silencio los dominó a todos. El equilibrista dijo: ¿no hay nadie que crea en mí, que sí yo puedo cruzar de torre a torre empujando una carretilla?, la voz de un hombre se hizo oír diciendo: Yo creo, creo que lo puedes, tengo confianza en ti y ¡lo puedes hacer!  Bueno, dijo el equilibrista, si en verdad crees, entonces te invito a subirte en la carretilla. Sonriendo, Destellito acudió a la Escritura para leer:

El Equilibrista 

Y sucedió que le trajeron un paralítico, tendido sobre una cama; y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados.

Pero Jesús, volviéndola y mirándola, dijo: Ten ánimo, hija; tu fe te ha salvado. Y la mujer fue salva desde aquella hora. Mateo 9: 2,22.

Mientras el acto del equilibrista en las alturas era posible de hacer, la multitud afirmó creer, basados en una cuestión de cálculos o de probabilidades, pero el tercer acto no contó con la credulidad de los reunidos allí, no se atrevieron a afirmar que el equilibrista lo podía hacer, salvo uno, que fue desafiado a demostrar su fe subiéndose a la carretilla. La fe necesita acción para funcionar. Dos grandes milagros realizados por Jesús, fueron resultado de una fe activa; los hombres amigos del paralítico lo llevaron ante el Señor, porque activaron su fe, y la mujer fue sanada porque puso su fe en acción. Los primeros, transportando al enfermo con cama y todo, y la mujer logrando tocar el borde del manto de Jesús, superando ambos actores las dificultades para llegar a Él. La fe en acción hace actuar temerariamente a los que creen, obteniendo excelentes resultados, haga, el amigo lector, activar su fe.-

Autor: Oscar Olivares Dondero

Escrito para: www.destellodesugloria.org

Un Destellito En Las Manos de Dios

equilibristaLas Torres Gemelas de la ciudad de Nueva York, dramáticamente destruidas, tienen una historia digna de compartir, dijo Destellito.

Se trata de un equilibrista que quiso unir ambas torres, aproximadamente a treinta metros una de la otra, caminando sobre una cuerda ubicada en lo más alto. Antes de subir preguntó a la multitud expectante si lo creían capaz de hacer la hazaña, apoyado por una barra de equilibrio, a coro respondieron que sí creían. Efectivamente el equilibrista caminó sobre la cuerda de un edificio a otro. Al bajar, nuevamente preguntó a las personas reunidas si lo creían capaz de cruzar, pero esta vez sin la barra de equilibrio, y casi al unísono contestaron que creían que sí lo podía hacer. Como la vez anterior, cruzó de torre a torre sin mayores dificultades. Luego, pregunta a los que estaban disfrutando de su acto, si creían que podría cruzar pero esta vez empujando una carretilla, la multitud calló, el silencio los dominó a todos. El equilibrista dijo: ¿no hay nadie que crea en mí, que sí yo puedo cruzar de torre a torre empujando una carretilla?, la voz de un hombre se hizo oír diciendo: Yo creo, creo que lo puedes, tengo confianza en ti y ¡lo puedes hacer!  Bueno, dijo el equilibrista, si en verdad crees, entonces te invito a subirte en la carretilla. Sonriendo, Destellito acudió a la Escritura para leer:

El Equilibrista 

Y sucedió que le trajeron un paralítico, tendido sobre una cama; y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados.

Pero Jesús, volviéndola y mirándola, dijo: Ten ánimo, hija; tu fe te ha salvado. Y la mujer fue salva desde aquella hora. Mateo 9: 2,22.

Mientras el acto del equilibrista en las alturas era posible de hacer, la multitud afirmó creer, basados en una cuestión de cálculos o de probabilidades, pero el tercer acto no contó con la credulidad de los reunidos allí, no se atrevieron a afirmar que el equilibrista lo podía hacer, salvo uno, que fue desafiado a demostrar su fe subiéndose a la carretilla. La fe necesita acción para funcionar. Dos grandes milagros realizados por Jesús, fueron resultado de una fe activa; los hombres amigos del paralítico lo llevaron ante el Señor, porque activaron su fe, y la mujer fue sanada porque puso su fe en acción. Los primeros, transportando al enfermo con cama y todo, y la mujer logrando tocar el borde del manto de Jesús, superando ambos actores las dificultades para llegar a Él. La fe en acción hace actuar temerariamente a los que creen, obteniendo excelentes resultados, haga, el amigo lector, activar su fe.-

Autor: Oscar Olivares Dondero

Escrito para: www.destellodesugloria.org

Ver más sobre:
Reflexión: El equilibrista