Bosquejo – La Gran Comisión – Parte III

¡LA GRAN COMISIÓN! (III)

gran comisionHECHOS 8: 4-13, 26-40

INTRODUCCIÓN: a continuación estudiaremos algunas “CARACTERÍSTICAS” bíblicas que el evangelista debiera tener para un ministerio bendecido, fructífero, y poderoso. Para este cometido analizaremos las CARACTERÍSTICAS que tenía Felipe el evangelista. Veámoslas:

  1. PREDICABA UN  MENSAJE CRISTOCENTRICO (Vr. 4, 5, 12)

Así lo aprendemos del Evangelista Felipe: en Samaria (vr. 5), en el desierto al etíope predicándole todo lo relacionado con la muerte de Cristo (vr. 32-35) (Isaías 53: 7, 8). Felipe no acostumbraba a hablar de sí mismo, de su ministerio evangelístico, de los milagros que hacía, de las almas que llegaban a los pies de Cristo ni mucho menos de su llamado y testimonio (Hechos 6: 5-7; 8: 5-13, 26-40; 21: 8-10); sino que hablaba y predicaba a Jesucristo y  Su evangelio (vr. 5, 12, 35, 40). ¡Prediquemos a Cristo! (Lucas 24: 27; Hechos 5: 42; 9: 22; 17: 3; 18: 28)

  1. ESCUCHABAN ATENTAMENTE SU PREDICACIÓN (Vr. 6)

Lograba que el auditorio y los receptores captaran su  atención cuando predicaba el mensaje de Cristo y Su evangelio: era la aceptación y gracia que tenía para predicar y  la química espiritual con el público (por decirlo de una manera). “Le escuchaban unánimemente despertada primero por las señales milagrosas y alertada después por la importancia del mensaje”.

  1. VEÍAN LAS SEÑALES Y MILAGROS QUE HACÍA (Vr. 6, 7, 13)

Felipe el evangelista era usado por Dios en señales (sanidades, milagros) y liberaciones: los endemoniados eran libres, los cojos y paralíticos se levantaban y caminaban. Esta es una de las marcas y características de un evangelista que ha sido llamado por Dios al ministerio: “las señales le siguen” (Marcos 16: 15-18); aparte del menaje de salvación que predica y la conversión de las almas

Es cierto que los milagros en sí mismo no traen la salvación, pero también es cierto que a menudo atraen la gente al mensaje (encierra un importante mensaje) y al tiempo que sirve para confirmar la veracidad de las Palabras del evangelio (Marcos 16: 15-18, 20). ¡La verdad es que donde entra y llega el evangelio hay salvación, liberación y sanidad!

  1. ERA CANAL DE BENDICIÓN DONDE MINISTRABA (Vr. 8)

El pasaje bíblico enfatiza clara y específicamente que había gozo en Samaria; la ciudad donde Felipe el evangelista empezó el ministerio de la predicación. Donde él llegaba a ministrar con la Palabra, ministrar a los enfermos y endemoniados (que eran sanos y libres) era bendición e instrumento útil en las manos de Dios (vr. 5-8). ¡Todos quedaban bendecidos, agradecidos, edificados, confortados, contentos y satisfechos! (vr. 8)

¡Felipe se regresaba a casa o seguía con sus giras ministeriales y la iglesia donde ministraba quedaba gozosa, satisfecha (satisfacción) y sin nada que reprochar y censurar! No sólo le escuchaban con gusto sino que creían en su mensaje, no sólo creían sino que se bautizaban tantos hombres como mujeres y esto ocasionaba gran gozo (el evangelio de Cristo no infunde melancolía), sino gozo, felicidad (vr. 8) (Lucas 2: 10).  ¡Esos son los evangelistas que hoy también se necesitan! ¡Canal de bendición e instrumento útil en las manos de Dios!  ¡Que de ganas de volver a invitarlos!

  1. PREDICABA EL EVANGELIO DEL REINO (Vr. 12, 35)

Lo que Felipe el Evangelista anunciaba y predicaba era Evangelio del reino de Dios o sencillamente el evangelio de Jesús (vr. 12, 35, 40). Esto fue lo que Jesucristo el hijo de Dios nos ha encomendado, comisionado desde hace más de dos mil años atrás antes de Su ascensión al cielo: “predicar el evangelio” (Marcos 16: 15, 16)

Fue precisamente lo que el mismo Cristo hizo (Mateo 4: 23; 11: 5; 24: 14; 26: 13; Marcos 1: 14; 13: 10; 16: 15; Lucas 7: 22; 8: 1), Pedro y Juan (Hechos 8: 25), Pablo y su equipo misionero (Hechos 13: 32; 20: 24; 1 Corintios 1: 17; 9: 18; 15: 1; 2 Corintios 2: 12; Gálatas 1: 11; Efesios 3: 8; 6: 15, 19). Nuestra responsabilidad no es predicar prosperidad, religión, filosofías humanas, etc., sino el evangelio de Jesucristo. ¡Recuerde que predicar el evangelio es una gracia de Dios! (Efesios 3: 8)

CONCLUSIÓN: he aquí las primeras cinco (5) características del evangelista. ¡Manos a la obra! ¡Amén que sí!

Autor: Predicantor Garys Leandro

Preparado para: www.destellosdesugloria.org.org

¡LA GRAN COMISIÓN! (III)

gran comisionHECHOS 8: 4-13, 26-40

INTRODUCCIÓN: a continuación estudiaremos algunas “CARACTERÍSTICAS” bíblicas que el evangelista debiera tener para un ministerio bendecido, fructífero, y poderoso. Para este cometido analizaremos las CARACTERÍSTICAS que tenía Felipe el evangelista. Veámoslas:

  1. PREDICABA UN  MENSAJE CRISTOCENTRICO (Vr. 4, 5, 12)

Así lo aprendemos del Evangelista Felipe: en Samaria (vr. 5), en el desierto al etíope predicándole todo lo relacionado con la muerte de Cristo (vr. 32-35) (Isaías 53: 7, 8). Felipe no acostumbraba a hablar de sí mismo, de su ministerio evangelístico, de los milagros que hacía, de las almas que llegaban a los pies de Cristo ni mucho menos de su llamado y testimonio (Hechos 6: 5-7; 8: 5-13, 26-40; 21: 8-10); sino que hablaba y predicaba a Jesucristo y  Su evangelio (vr. 5, 12, 35, 40). ¡Prediquemos a Cristo! (Lucas 24: 27; Hechos 5: 42; 9: 22; 17: 3; 18: 28)

  1. ESCUCHABAN ATENTAMENTE SU PREDICACIÓN (Vr. 6)

Lograba que el auditorio y los receptores captaran su  atención cuando predicaba el mensaje de Cristo y Su evangelio: era la aceptación y gracia que tenía para predicar y  la química espiritual con el público (por decirlo de una manera). “Le escuchaban unánimemente despertada primero por las señales milagrosas y alertada después por la importancia del mensaje”.

  1. VEÍAN LAS SEÑALES Y MILAGROS QUE HACÍA (Vr. 6, 7, 13)

Felipe el evangelista era usado por Dios en señales (sanidades, milagros) y liberaciones: los endemoniados eran libres, los cojos y paralíticos se levantaban y caminaban. Esta es una de las marcas y características de un evangelista que ha sido llamado por Dios al ministerio: “las señales le siguen” (Marcos 16: 15-18); aparte del menaje de salvación que predica y la conversión de las almas

Es cierto que los milagros en sí mismo no traen la salvación, pero también es cierto que a menudo atraen la gente al mensaje (encierra un importante mensaje) y al tiempo que sirve para confirmar la veracidad de las Palabras del evangelio (Marcos 16: 15-18, 20). ¡La verdad es que donde entra y llega el evangelio hay salvación, liberación y sanidad!

  1. ERA CANAL DE BENDICIÓN DONDE MINISTRABA (Vr. 8)

El pasaje bíblico enfatiza clara y específicamente que había gozo en Samaria; la ciudad donde Felipe el evangelista empezó el ministerio de la predicación. Donde él llegaba a ministrar con la Palabra, ministrar a los enfermos y endemoniados (que eran sanos y libres) era bendición e instrumento útil en las manos de Dios (vr. 5-8). ¡Todos quedaban bendecidos, agradecidos, edificados, confortados, contentos y satisfechos! (vr. 8)

¡Felipe se regresaba a casa o seguía con sus giras ministeriales y la iglesia donde ministraba quedaba gozosa, satisfecha (satisfacción) y sin nada que reprochar y censurar! No sólo le escuchaban con gusto sino que creían en su mensaje, no sólo creían sino que se bautizaban tantos hombres como mujeres y esto ocasionaba gran gozo (el evangelio de Cristo no infunde melancolía), sino gozo, felicidad (vr. 8) (Lucas 2: 10).  ¡Esos son los evangelistas que hoy también se necesitan! ¡Canal de bendición e instrumento útil en las manos de Dios!  ¡Que de ganas de volver a invitarlos!

  1. PREDICABA EL EVANGELIO DEL REINO (Vr. 12, 35)

Lo que Felipe el Evangelista anunciaba y predicaba era Evangelio del reino de Dios o sencillamente el evangelio de Jesús (vr. 12, 35, 40). Esto fue lo que Jesucristo el hijo de Dios nos ha encomendado, comisionado desde hace más de dos mil años atrás antes de Su ascensión al cielo: “predicar el evangelio” (Marcos 16: 15, 16)

Fue precisamente lo que el mismo Cristo hizo (Mateo 4: 23; 11: 5; 24: 14; 26: 13; Marcos 1: 14; 13: 10; 16: 15; Lucas 7: 22; 8: 1), Pedro y Juan (Hechos 8: 25), Pablo y su equipo misionero (Hechos 13: 32; 20: 24; 1 Corintios 1: 17; 9: 18; 15: 1; 2 Corintios 2: 12; Gálatas 1: 11; Efesios 3: 8; 6: 15, 19). Nuestra responsabilidad no es predicar prosperidad, religión, filosofías humanas, etc., sino el evangelio de Jesucristo. ¡Recuerde que predicar el evangelio es una gracia de Dios! (Efesios 3: 8)

CONCLUSIÓN: he aquí las primeras cinco (5) características del evangelista. ¡Manos a la obra! ¡Amén que sí!

Autor: Predicantor Garys Leandro

Preparado para: www.destellosdesugloria.org.org

Bosquejo – ¡La gran comisión! – Parte II

¡LA GRAN COMISIÓN! (II)

gran comisionMARCOS 16: 15, 16

INTRODUCCIÓN: la segunda parte de este tema tiene que ver con los “DOS EXTREMOS” y los “DOS LLAMAMIENTOS” en la obra evangelizadora o predicación del evangelio como Jesús lo enseñó en este texto bíblico. Veámoslo a continuación:

1. LOS DOS EXTREMOS

A. LOS QUE CREEN

Estos son los que aceptan el mensaje, algunas veces hacen decisión de fe, entregan su vida a Cristo como su único y suficiente Salvador, son discipulados, bautizados, perseveran hasta el final y obtienen como resultado la salvación (Mateo 24: 13). Así lo enseñó Jesús en la Gran Comisión (Marcos 16: 15, 16). Sin embargo; hay personas que profesan creer pero no están dispuestos a tomar la mejor decisión de sus vidas (entregarse a Cristo y seguirlo)

Analicemos algunos ejemplos:

-       Mateo el publicano: cobrador de impuestos (Mateo 9: 9)

-       Zaqueo el publicano: cobrador de impuestos (Lucas 19: 1-10)

-       Muchas personas (Juan 2: 23-25; 7: 25-31)

-       La mujer samaritana (Juan 4: 13-15)

-       Muchos samaritanos (Juan 4: 39-42)

-       El etíope (Hechos 8: 37)

B. LOS QUE NO CREEN.

Estos son los que no aceptan el mensaje, rechazan a Cristo, no hacen decisión de fe, ni mucho menos están dispuestos a recibirle como su único y suficiente Salvador. Su fin será la condenación y el castigo eterno. Así también Jesús lo enseñó (Marcos 16: 15, 16). Veamos algunos casos:

-       El joven rico (Lucas 18: 18-25)

-       Algunas personas (Juan 6:  64)

-       Algunos judíos  (Juan 10: 20)

Estos son los extremos o grupos de personas que encontramos cuando compartimos el evangelio o cuando lo evangelizamos; por lo tanto no  debemos  desanimarlos al no ver los resultados inmediatos. ¡Hasta los hermanos de Jesús al principio fueron incrédulos! (Marcos 3: 21, 31; Juan 7: 5). Algunos hermanos en la fe dirán: “yo no evangelizo porque la gente no se convierte (son incrédulos)”. Aun así nuestra posición, responsabilidad, compromiso y tarea debe ser el compartir con la gente el mensaje de salvación; lo acepten o lo rechacen. Así lo aprendemos de Noé el pregonero de justicia. Entendamos que nuestra parte sólo consiste en explicar el mensaje de Salvación lo más sencillo y claridoso que se pueda y lo demás lo hace el Espíritu Santo convenciendo de pecado, justicia y juicio al ser humano (Juan 16: 8) y como enseñó el apóstol Pablo: “Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios” (1 Corintios 3: 6)

2. LOS DOS LLAMAMIENTOS

A. EL EXTERNO: el que hace el predicador o evangelizador al invitar a la persona a recibir a Jesús como su salvador, a través de una palabra de oración corta y sencilla (oración de fe): “Señor Jesús gracias por haberme permitido escuchar tu Palabra, reconozco que soy pecador, me arrepiento de todos mis pecados, te recibo como mi único y suficiente Salvador, inscribe mi nombre en el libro de la vida y ayúdame a seguirte hasta el final”. ¡AMÉN!

B. EL INTERNO: el que hace Dios y Su Palabra directa e internamente en el corazón de la persona. De hecho hay cristianos que por iniciativa propia hicieron la decisión de fe. Nadie les predicó, pero el Espíritu Santo estuvo haciendo la obra con ellos personal y eficazmente. También hago referencia con esto del llamado interno a la obra que el Espíritu Santo hace en el corazón del oyente mientras el predicador está exponiendo y explicando el mensaje de Salvación: esta fue la experiencia de Lidia  (Hechos 16: 14)

CONCLUSIÓN: he aquí los dos extremos y los dos llamamientos que hemos estudiado de la manera más sencilla pero edificante y que debemos tener en cuenta cuando realizamos la obra evangelizadora o en la predicación del evangelio así como lo hemos aprendido en esta enseñanza. ¡MANOS A LA OBRA! ¡AMÉN!   

Autor: PrediCantor Garys Leandro

Preparado para: www.destellosdesugloria.org.com

¡LA GRAN COMISIÓN! (II)

gran comisionMARCOS 16: 15, 16

INTRODUCCIÓN: la segunda parte de este tema tiene que ver con los “DOS EXTREMOS” y los “DOS LLAMAMIENTOS” en la obra evangelizadora o predicación del evangelio como Jesús lo enseñó en este texto bíblico. Veámoslo a continuación:

1. LOS DOS EXTREMOS

A. LOS QUE CREEN

Estos son los que aceptan el mensaje, algunas veces hacen decisión de fe, entregan su vida a Cristo como su único y suficiente Salvador, son discipulados, bautizados, perseveran hasta el final y obtienen como resultado la salvación (Mateo 24: 13). Así lo enseñó Jesús en la Gran Comisión (Marcos 16: 15, 16). Sin embargo; hay personas que profesan creer pero no están dispuestos a tomar la mejor decisión de sus vidas (entregarse a Cristo y seguirlo)

Analicemos algunos ejemplos:

-       Mateo el publicano: cobrador de impuestos (Mateo 9: 9)

-       Zaqueo el publicano: cobrador de impuestos (Lucas 19: 1-10)

-       Muchas personas (Juan 2: 23-25; 7: 25-31)

-       La mujer samaritana (Juan 4: 13-15)

-       Muchos samaritanos (Juan 4: 39-42)

-       El etíope (Hechos 8: 37)

B. LOS QUE NO CREEN.

Estos son los que no aceptan el mensaje, rechazan a Cristo, no hacen decisión de fe, ni mucho menos están dispuestos a recibirle como su único y suficiente Salvador. Su fin será la condenación y el castigo eterno. Así también Jesús lo enseñó (Marcos 16: 15, 16). Veamos algunos casos:

-       El joven rico (Lucas 18: 18-25)

-       Algunas personas (Juan 6:  64)

-       Algunos judíos  (Juan 10: 20)

Estos son los extremos o grupos de personas que encontramos cuando compartimos el evangelio o cuando lo evangelizamos; por lo tanto no  debemos  desanimarlos al no ver los resultados inmediatos. ¡Hasta los hermanos de Jesús al principio fueron incrédulos! (Marcos 3: 21, 31; Juan 7: 5). Algunos hermanos en la fe dirán: “yo no evangelizo porque la gente no se convierte (son incrédulos)”. Aun así nuestra posición, responsabilidad, compromiso y tarea debe ser el compartir con la gente el mensaje de salvación; lo acepten o lo rechacen. Así lo aprendemos de Noé el pregonero de justicia. Entendamos que nuestra parte sólo consiste en explicar el mensaje de Salvación lo más sencillo y claridoso que se pueda y lo demás lo hace el Espíritu Santo convenciendo de pecado, justicia y juicio al ser humano (Juan 16: 8) y como enseñó el apóstol Pablo: “Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios” (1 Corintios 3: 6)

2. LOS DOS LLAMAMIENTOS

A. EL EXTERNO: el que hace el predicador o evangelizador al invitar a la persona a recibir a Jesús como su salvador, a través de una palabra de oración corta y sencilla (oración de fe): “Señor Jesús gracias por haberme permitido escuchar tu Palabra, reconozco que soy pecador, me arrepiento de todos mis pecados, te recibo como mi único y suficiente Salvador, inscribe mi nombre en el libro de la vida y ayúdame a seguirte hasta el final”. ¡AMÉN!

B. EL INTERNO: el que hace Dios y Su Palabra directa e internamente en el corazón de la persona. De hecho hay cristianos que por iniciativa propia hicieron la decisión de fe. Nadie les predicó, pero el Espíritu Santo estuvo haciendo la obra con ellos personal y eficazmente. También hago referencia con esto del llamado interno a la obra que el Espíritu Santo hace en el corazón del oyente mientras el predicador está exponiendo y explicando el mensaje de Salvación: esta fue la experiencia de Lidia  (Hechos 16: 14)

CONCLUSIÓN: he aquí los dos extremos y los dos llamamientos que hemos estudiado de la manera más sencilla pero edificante y que debemos tener en cuenta cuando realizamos la obra evangelizadora o en la predicación del evangelio así como lo hemos aprendido en esta enseñanza. ¡MANOS A LA OBRA! ¡AMÉN!   

Autor: PrediCantor Garys Leandro

Preparado para: www.destellosdesugloria.org.com

Bosquejo: ¡La Gran Comisión! – Parte 1

¡LA GRAN COMISIÓN! (I)

gran comisionMARCOS 16: 15, 16

INTRODUCCIÓN: la primera parte de esta secuencia tiene que ver con algunas “VERDADES” y “PRINCIPIOS” fundamentales, sencillos e importantes que Jesús enseñó en este texto bíblico que deben motivarnos a cumplir con la GRAN COMISIÓN. Veámoslo:

1. ES UNA ORDENANZA DE JESUCRISTO

Analicemos primero un poco el contexto bíblico:

A. Jesús después que resucitó duró cuarenta días con Sus discípulos

  • No ascendió inmediatamente al Cielo (Hechos 1: 1-5)
  • Les enseñó acerca del reino (Hechos 1: 1-5 [vr. 3])

B.   Jesús antes de Su ascensión se apareció por última vez a Sus discípulos 

  •    Para reprochar la incredulidad y dureza de corazón de Sus discípulos (Marcos 16: 14)
  • Para delegarles la responsabilidad de la gran comisión (Mateo 28: 16-20; Marcos 16: 15-18; Lucas 24: 36-53; Hechos 1: 8, 9).

Recuerde que Jesús en sus tres años de ministerio anunció el evangelio juntamente con Sus discípulos, (Lucas 4: 42-44; 8: 1-3), más tarde los envío a predicar el evangelio (Marcos 3: 13-19; Lucas 9: 1-6; 10: 1-12; Juan 20: 19-21). Sin embargo; después de Su resurrección y antes de Su ascensión les encomendó en forma directa y de responsabilidad la Gran Comisión (Mateo 28: 18-20; Marcos 16: 15-20; Lucas 24: 47-53; Juan 20: 21; Hechos 1: 8, 9). ¿Por qué cree usted que es la misma responsabilidad que también nos ha sido delegada?

  • La Palabra de Dios permanece para siempre (Isaías 40: 8; Mateo 24: 35, Marcos 13: 31; Lucas 21: 33; 1 Pedro 1: 24, 25)
  • Somos los discípulos del Señor hoy; por lo tanto si nos consideramos Sus discípulos obedeceremos la ordenanza de Jesús como los doce lo hicieron (Marcos 16: 19, 20)

Muchas veces decimos: “Está responsabilidad fue y es para los apóstoles, discípulos, los pastores, misioneros, evangelistas, predicadores únicamente y nos olvidamos que desde el momento que aceptamos a Cristo también fuimos constituidos Sus discípulos. Además todos podemos anunciar y predicar el evangelio; aunque no seamos predicadores, evangelistas de pulpitos ni misioneros de lugar en lugar (Hechos 11: 26; Efesios 4: 11-13). Es cierto que están los predicadores y evangelistas itinerarios que andan ejerciendo su ministerio en diferentes iglesias, pulpitos, campañas, etc., y también es cierto que están los evangelistas y predicadores que llevan las buenas noticias por las calles, barrios, hospitales, cárceles, buces, repartiendo tratados etc., cumpliendo con la Gran Comisión (Mateo 28: 19-20; Marcos 16: 15-18; Lucas 24: 45-48; Juan 4: 35-42; 20: 21-23 Hechos 1: 8; Romanos 10: 14, 15). Además los que cumplen con la ordenanza del Señor de anunciar el evangelio también son predicadores (gr. Kerygma): dar un anuncio, dar a conocer y esto es precisamente lo que se hace cuando estamos haciendo la obra evangelizadora

2. DEBE SER PREDICADO A TODOS LOS LUGARES

A. Jesús enseñó hacer discípulos a todas las naciones (Mateo 28: 18-20; Marcos 13: 10; Lucas 24: 45-49)

B. Jesús enseñó predicar el evangelio por todo el mundo  (Marcos 16: 15-18)

C. Jesús enseñó ser Sus testigos hasta lo último de la tierra (Hechos 1: 8)

Para los doce lo último de la tierra en aquella época era Roma: Pablo llegó hasta allá aunque en calidad de prisionero, pero también aprovechando dichas circunstancias para predicar a Cristo (Hechos 27: 22-26, 34, 35; 28: 17-31). Para nosotros lo último de la tierra es donde el Señor nos lleve y tengamos la oportunidad de predicar Su evangelio.

  • Jesús entendió esta gran verdad: la predicación del evangelio en todas partes (Lucas 4: 43, 44; 8: 1-3), los discípulos (Hechos 8: 4), Felipe el evangelista (Hechos 8: 40), entre otros.
  • A todos los lugares no significa que necesariamente tenemos que ir de sitio en sitio, lugar en lugar para llevar el evangelio; sino que el evangelio es como una cadena y es universal. Por ejemplo el converso que usted “ganó” para Cristo también se encargará de “ganar” a otros y así sucesivamente. Digo “ganó” porque la Biblia dice: “El que gana almas es sabio” (Proverbios 11: 30)
  • Además hay ministerios específicos como predicadores, evangelistas, misioneros interinos que ejercen el llamamiento y ministerio que Dios les ha hecho de la predicción del evangelio precisamente en los diferentes lugares donde llegan y se les abren puertas.
  • También los medios de comunicación como las emisoras, televisión con sus programas cristianos que sin duda cumplen un papel importante en la predicación del evangelio a todos los lugares y por todas partes a través de las hondas persianas, ya que abarcan extensos territorios donde llega la señal evangelizadora.

En resumen en Jesús y en sus discípulos se empezó a cumplir lo anteriormente expuestos. y ahora en nosotros la Iglesia de hoy debe seguirse expandiendo el reino para lograr así alcanzar el mundo para Cristo y poder decir como el apóstol Pablo: “Todo lo he llenado del evangelio de Cristo” (Romanos 15: 19; 2 Corintios 10: 16). Recuerde que cuando el evangelio sea predicado en todos los lugares entonces se cumplirá lo que dijo el Señor Jesús (Mateo 24: 14). ¡Esto debe motivarnos a cumplir con la responsabilidad de la Gran Comisión!

3. DEBE SER PREDICADO ATODAS LAS PERSONAS  

A. Jesús entendió esta gran verdad:

  • El centurión: “capitán del ejército romano” (Mateo 8: 10-13)
  • El Paralítico (Mateo 9: 2-7)
  • A los Pobres y necesitados (Mateo 11: 1-5)
  • El Joven Rico (Lucas 18: 18-27)
  • Zaqueo el publicano (Lucas 19: 1-10)
  • La Mujer Samaritana (Juan 4: 1- 42)

  B. La iglesia también debe entender esta verdad

  • El evangelio es para todas las personas sin excepción alguna no importando raza, color, clase social, credo, ideología, situación espiritual, etc.
  •    Muchas veces nos pasa como al discípulo Ananías cuando Dios le encomendó la misión de ir a buscar y orar al recién convertido Saulo de Tarso: por prejuicios y temor no quería al principio llevar a cabo la misión que el Señor le había en comendado (Hecho 9: 10-19)
  • Por otro lado ¿Qué de la niñez? ¿Les compartimos también el evangelio? ¿Estamos capacitando a nuestros niños conversos para que  se encarguen se encarguen de este trabajo espiritual? ¡Recordemos que para el Señor Jesucristo los niños son muy especiales e importantes! (Mateo 19: 13-15, Marcos 10: 13-16; Lucas 18: 15-17).

4. DEBE SER PREDICADO YA

A. Sin excusas, sin peros ni pretextos

  • Muchos dicen cumpliré con el mandato de la Gran Comisión cuando tenga mi nombramiento misionero, sea un evangelista, sea un predicador de pulpito, esté capacitado o en un futuro (después, más adelante), cuando tenga tiempo, etc.

B. Conscientes que anunciar el evangelio es Ya, ahora y en el presente

  •  No hay que esperar ni perder más tiempo porque las almas se pierden a diario y hay que rescatarlas antes que sea tarde (2 Corintio 6: 2)

CONCLUSIÓN : ¿Qué es lo que tenemos que predicar por mandato del Señor? ¿Qué debemos predicar a todos los lugares? ¿Qué hay que predicar a todas las personas y ya? ¡El Evangelio de Jesucristo! Es decir; las buenas noticias de Salvación (Marcos 16: 15; Hechos 8: 35).No es la religión, filosofía, la experiencia, el testimonio personal (aunque al final sirve para reforzar el mensaje). Comprendamos que el mundo está perdido, que a nuestro alrededor hay mucha gente angustiada con problemas, enfermos, sin paz, que desean escuchar una buena noticia a través del evangelio; por eso se nos ha encomendado la Gran Comisión y se nos ha dado el ministerio de la reconciliación: anunciar lo que Diosy Cristo han hecho para proveer redención llegándoles el mensaje de la predicación del evangelio (2 Corintios 5: 18). Además somos linaje escogido para anunciar las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a la luz admirable, así como el apóstol Pedro lo ensenó (1 Pedro 2: 9) y esto se logra a través del cumplimiento de la Gran Comisión y la predicación del evangelio.

¡AMÉN QUE SÍ! ¡MANOS A LA OBRA!

Autor: PrediCantor Garys Leandro

Preparado para: www.destellodesugloria.org

 

¡LA GRAN COMISIÓN! (I)

gran comisionMARCOS 16: 15, 16

INTRODUCCIÓN: la primera parte de esta secuencia tiene que ver con algunas “VERDADES” y “PRINCIPIOS” fundamentales, sencillos e importantes que Jesús enseñó en este texto bíblico que deben motivarnos a cumplir con la GRAN COMISIÓN. Veámoslo:

1. ES UNA ORDENANZA DE JESUCRISTO

Analicemos primero un poco el contexto bíblico:

A. Jesús después que resucitó duró cuarenta días con Sus discípulos

  • No ascendió inmediatamente al Cielo (Hechos 1: 1-5)
  • Les enseñó acerca del reino (Hechos 1: 1-5 [vr. 3])

B.   Jesús antes de Su ascensión se apareció por última vez a Sus discípulos 

  •    Para reprochar la incredulidad y dureza de corazón de Sus discípulos (Marcos 16: 14)
  • Para delegarles la responsabilidad de la gran comisión (Mateo 28: 16-20; Marcos 16: 15-18; Lucas 24: 36-53; Hechos 1: 8, 9).

Recuerde que Jesús en sus tres años de ministerio anunció el evangelio juntamente con Sus discípulos, (Lucas 4: 42-44; 8: 1-3), más tarde los envío a predicar el evangelio (Marcos 3: 13-19; Lucas 9: 1-6; 10: 1-12; Juan 20: 19-21). Sin embargo; después de Su resurrección y antes de Su ascensión les encomendó en forma directa y de responsabilidad la Gran Comisión (Mateo 28: 18-20; Marcos 16: 15-20; Lucas 24: 47-53; Juan 20: 21; Hechos 1: 8, 9). ¿Por qué cree usted que es la misma responsabilidad que también nos ha sido delegada?

  • La Palabra de Dios permanece para siempre (Isaías 40: 8; Mateo 24: 35, Marcos 13: 31; Lucas 21: 33; 1 Pedro 1: 24, 25)
  • Somos los discípulos del Señor hoy; por lo tanto si nos consideramos Sus discípulos obedeceremos la ordenanza de Jesús como los doce lo hicieron (Marcos 16: 19, 20)

Muchas veces decimos: “Está responsabilidad fue y es para los apóstoles, discípulos, los pastores, misioneros, evangelistas, predicadores únicamente y nos olvidamos que desde el momento que aceptamos a Cristo también fuimos constituidos Sus discípulos. Además todos podemos anunciar y predicar el evangelio; aunque no seamos predicadores, evangelistas de pulpitos ni misioneros de lugar en lugar (Hechos 11: 26; Efesios 4: 11-13). Es cierto que están los predicadores y evangelistas itinerarios que andan ejerciendo su ministerio en diferentes iglesias, pulpitos, campañas, etc., y también es cierto que están los evangelistas y predicadores que llevan las buenas noticias por las calles, barrios, hospitales, cárceles, buces, repartiendo tratados etc., cumpliendo con la Gran Comisión (Mateo 28: 19-20; Marcos 16: 15-18; Lucas 24: 45-48; Juan 4: 35-42; 20: 21-23 Hechos 1: 8; Romanos 10: 14, 15). Además los que cumplen con la ordenanza del Señor de anunciar el evangelio también son predicadores (gr. Kerygma): dar un anuncio, dar a conocer y esto es precisamente lo que se hace cuando estamos haciendo la obra evangelizadora

2. DEBE SER PREDICADO A TODOS LOS LUGARES

A. Jesús enseñó hacer discípulos a todas las naciones (Mateo 28: 18-20; Marcos 13: 10; Lucas 24: 45-49)

B. Jesús enseñó predicar el evangelio por todo el mundo  (Marcos 16: 15-18)

C. Jesús enseñó ser Sus testigos hasta lo último de la tierra (Hechos 1: 8)

Para los doce lo último de la tierra en aquella época era Roma: Pablo llegó hasta allá aunque en calidad de prisionero, pero también aprovechando dichas circunstancias para predicar a Cristo (Hechos 27: 22-26, 34, 35; 28: 17-31). Para nosotros lo último de la tierra es donde el Señor nos lleve y tengamos la oportunidad de predicar Su evangelio.

  • Jesús entendió esta gran verdad: la predicación del evangelio en todas partes (Lucas 4: 43, 44; 8: 1-3), los discípulos (Hechos 8: 4), Felipe el evangelista (Hechos 8: 40), entre otros.
  • A todos los lugares no significa que necesariamente tenemos que ir de sitio en sitio, lugar en lugar para llevar el evangelio; sino que el evangelio es como una cadena y es universal. Por ejemplo el converso que usted “ganó” para Cristo también se encargará de “ganar” a otros y así sucesivamente. Digo “ganó” porque la Biblia dice: “El que gana almas es sabio” (Proverbios 11: 30)
  • Además hay ministerios específicos como predicadores, evangelistas, misioneros interinos que ejercen el llamamiento y ministerio que Dios les ha hecho de la predicción del evangelio precisamente en los diferentes lugares donde llegan y se les abren puertas.
  • También los medios de comunicación como las emisoras, televisión con sus programas cristianos que sin duda cumplen un papel importante en la predicación del evangelio a todos los lugares y por todas partes a través de las hondas persianas, ya que abarcan extensos territorios donde llega la señal evangelizadora.

En resumen en Jesús y en sus discípulos se empezó a cumplir lo anteriormente expuestos. y ahora en nosotros la Iglesia de hoy debe seguirse expandiendo el reino para lograr así alcanzar el mundo para Cristo y poder decir como el apóstol Pablo: “Todo lo he llenado del evangelio de Cristo” (Romanos 15: 19; 2 Corintios 10: 16). Recuerde que cuando el evangelio sea predicado en todos los lugares entonces se cumplirá lo que dijo el Señor Jesús (Mateo 24: 14). ¡Esto debe motivarnos a cumplir con la responsabilidad de la Gran Comisión!

3. DEBE SER PREDICADO ATODAS LAS PERSONAS  

A. Jesús entendió esta gran verdad:

  • El centurión: “capitán del ejército romano” (Mateo 8: 10-13)
  • El Paralítico (Mateo 9: 2-7)
  • A los Pobres y necesitados (Mateo 11: 1-5)
  • El Joven Rico (Lucas 18: 18-27)
  • Zaqueo el publicano (Lucas 19: 1-10)
  • La Mujer Samaritana (Juan 4: 1- 42)

  B. La iglesia también debe entender esta verdad

  • El evangelio es para todas las personas sin excepción alguna no importando raza, color, clase social, credo, ideología, situación espiritual, etc.
  •    Muchas veces nos pasa como al discípulo Ananías cuando Dios le encomendó la misión de ir a buscar y orar al recién convertido Saulo de Tarso: por prejuicios y temor no quería al principio llevar a cabo la misión que el Señor le había en comendado (Hecho 9: 10-19)
  • Por otro lado ¿Qué de la niñez? ¿Les compartimos también el evangelio? ¿Estamos capacitando a nuestros niños conversos para que  se encarguen se encarguen de este trabajo espiritual? ¡Recordemos que para el Señor Jesucristo los niños son muy especiales e importantes! (Mateo 19: 13-15, Marcos 10: 13-16; Lucas 18: 15-17).

4. DEBE SER PREDICADO YA

A. Sin excusas, sin peros ni pretextos

  • Muchos dicen cumpliré con el mandato de la Gran Comisión cuando tenga mi nombramiento misionero, sea un evangelista, sea un predicador de pulpito, esté capacitado o en un futuro (después, más adelante), cuando tenga tiempo, etc.

B. Conscientes que anunciar el evangelio es Ya, ahora y en el presente

  •  No hay que esperar ni perder más tiempo porque las almas se pierden a diario y hay que rescatarlas antes que sea tarde (2 Corintio 6: 2)

CONCLUSIÓN : ¿Qué es lo que tenemos que predicar por mandato del Señor? ¿Qué debemos predicar a todos los lugares? ¿Qué hay que predicar a todas las personas y ya? ¡El Evangelio de Jesucristo! Es decir; las buenas noticias de Salvación (Marcos 16: 15; Hechos 8: 35).No es la religión, filosofía, la experiencia, el testimonio personal (aunque al final sirve para reforzar el mensaje). Comprendamos que el mundo está perdido, que a nuestro alrededor hay mucha gente angustiada con problemas, enfermos, sin paz, que desean escuchar una buena noticia a través del evangelio; por eso se nos ha encomendado la Gran Comisión y se nos ha dado el ministerio de la reconciliación: anunciar lo que Diosy Cristo han hecho para proveer redención llegándoles el mensaje de la predicación del evangelio (2 Corintios 5: 18). Además somos linaje escogido para anunciar las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a la luz admirable, así como el apóstol Pedro lo ensenó (1 Pedro 2: 9) y esto se logra a través del cumplimiento de la Gran Comisión y la predicación del evangelio.

¡AMÉN QUE SÍ! ¡MANOS A LA OBRA!

Autor: PrediCantor Garys Leandro

Preparado para: www.destellodesugloria.org